LO QUE SOMOS EN CRISTO│PARTE 10


ALGUNAS VERDADES Y HECHOS SOBRE LA JUSTICIA

Romanos 4:25 Dice: “Jesús fue entregado por nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación”

Y Romanos 5:1 Dice: Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.

¿Qué significa "para NUESTRA JUSTIFICACIÓN"?

• Esta declaración de que cuando Cristo resucito de la muerte para nuestra justificación, significa que EL RESUCITO PORQUE SU SACRIFICIO HABÍA SIDO ACEPTADO Y AHORA LA JUSTICIA HABÍA SIDO ANOTADA EN NUESTRA CUENTA.

Pero ¿qué significa que Tenemos paz para con Dios?

• Paz significa COMUNIÓN. Porque ahora la RELACIÓN que había estado ROTA por el pecado de traición de Adán, había sido restaurada por el sacrificio perfecto presentado por el segundo Adán, el nuevo representante de la humanidad.

• Cuando CREEMOS en Cristo, y en su OBRA que hizo, y lo confesamos como SEÑOR y SALVADOR, Su Justicia se convierte en parte de nuestro ser al convertirnos en PARTICIPANTES de su Naturaleza Divina.

2 Pedro 1:4 4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser PARTICIPANTES DE LA NATURALEZA DIVINA, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.

Miremos bien lo que dice y lo que NO DICE este pasaje:

• Notemos por favor el énfasis: «habiendo huido» no ANTES sino DESPUÉS. No es que luego de venir a Cristo huimos de la Corrupción que hay en el mundo, para luego ser participantes de su naturaleza. El «habiendo huido de la corrupción» viene después, es la consecuencia y no la causa, de ser PARTICIPANTES de la naturaleza divina.

¿Cómo hemos huido de la corrupción que hay en este mundo?

• Llegamos a tener y ser participantes de la naturaleza divina, no por HUIR de la corrupción, sino porque hemos CREÍDO en sus preciosas y grandísimas promesas: leamos con cuidado… «por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas (por creer en las promesas) llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina»

• La clave no es hacernos FUERTES PARA TRATAR DE NO PECAR, sino CREER que CRISTO murió y resucito para hacernos LIBRES de la tiranía DEL PECADO. Leamos de nuevo:

Romanos 4:25 Dice: “Jesús fue entregado por nuestras transgresiones y resucitado PARA nuestra justificación”

Y Romanos 5:1 Dice: JUSTIFICADOS, pues, por la fe, TENEMOS PAZ para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.

• NOTAMOS EL ORDEN?

• Nos hacemos justos con su NATURALEZA, y con su propia JUSTICIA.

LA RECONCILIACIÓN NOS CONDUCE A LA COMUNIÓN

2 Corintios 5:17-18 «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.»

• La RECONCILIACIÓN conduce a la COMUNIÓN. • No puede haber COMUNIÓN hasta que haya RECONCILIACIÓN. • La JUSTICIA es PERFECTA, por tanto la RECONCILIACIÓN también es PERFECTA. • Por la RECONCILIACIÓN perfecta, tenemos la capacidad para tener entonces una COMUNIÓN perfecta, pero depende ahora de nosotros de mantenerla así.

¿Mantenemos entonces ahora nuestra COMUNIÓN por nuestras OBRAS?

No, definitivamente NO. Nos mantenemos por la FE, nuestra POSICIÓN de JUSTICIA ante el padre, nuestro derecho de usar el Nombre de Jesús, y nuestra posición como hijos e hijas y nuestra victoria sobre el adversario.

La comunión se mantiene a través de la Palabra y la Intercesión de Jesús. Él es nuestro abogado sentado en el trono a la Diestra del padre.

El creyente debe continuamente dar testimonio y confesar SU JUSTICIA, SU POSICIÓN DE HIJOS Y SU COMUNIÓN en Cristo.

Continuará…

Bendiciones, Ps. Julio H. Aquije


Copyright Jesús para las Naciones

LOGOPAGINAWEB.png