Las palabras siempre producen algo


¿Cómo nos Justifican o Condenan las PALABRAS?

Mateo 12:37 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

¿Por qué es que las PALABRAS siempre producen algo?

Jesús también nos enseñó que las PALABRAS son SEMILLAS, por eso producen algo. Las PALABRAS son vehículos a través de las cuales viajan los PENSAMIENTOS, de una mente a otra mente. Ahora mismo cuando expreso estas PALABRAS estoy transmitiendo PENSAMIENTOS de mi mente a sus mentes.

LAS PALABRAS DE DIOS contienen entonces los PENSAMIENTOS DE DIOS, y los pensamientos de Dios siempre producen lo que dicen, nunca retornan sin fruto.

Isaias 55:11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía,

sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

Nosotros la humanidad, hemos sido creados a Imagen y Semejanza de Dios mismo y hemos heredado de nuestro creador esta capacidad de PENSAR y trasmitir nuestros pensamientos a través de PALABRAS, y nuestras palabras también SON SEMILLAS que siempre producen algo. Por esta razón de todas tus propias palabras: HAY PALABRAS QUE JUSTIFICAN Y HAY PALABRAS QUE CONDENAN.

• Eres justificado cuando dices, como Dios dice: "Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones." (Salmo 103:12) Pero eres condenado cuando dices “los pecados de mi pasado están contra mí”.

• Eres justificado cuando dices como la Palabra de Dios dice: “No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada” (Salmo 91:10) Pero eres condenado cuando dices: “Pero tengo miedo, no sé qué hacer…creo que tengo (enfermedad)”.

• Eres justificado cuando dices, como la Palabra de Dios dice: “sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Marcos 16:18) Pero eres condenado si dices: “me estoy poniendo peor”

Pablo dijo que: ”Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)." (Gálatas 3:13) Esto significa que en la actualidad cuando hemos creído en Cristo, NI LA LEY DE DIOS NOS CONDENA. Dios no nos condena Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.” (Juan 3:17)

Entonces ¿Cuál es la única manera en que seamos condenados? “Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.” Romanos 14:22

Las escrituras nos enseñan que nosotros podemos condenarnos a nosotros mismos con NUESTRAS PROPIAS PALABRAS y obtener las consecuencias de las semillas que nosotros mismos sembramos en nuestra vida, usando nuestra propia voluntad en lo que hablamos, tus PALABRAS siempre producen algo.

En el Nombre de Jesús, Amén.

Comparte esta Semilla de Dios con alguien...

#palabras #semillas #lapalabradeDios

Copyright Jesús para las Naciones

LOGOPAGINAWEB.png